Burdeos, vinícola desde la llegada de los romanos

Burdeos, una de las cunas del vino más importantes del mundo debe su tradición vitivinícola a los romanos. Por entonces el vino era de mala calidad y se mezclaba con miel para suavizar su sabor. También se acostumbraba a añadirle especias. Nada que ver con los vinos que se elaboran ahora, tan suaves al paladar. Las vides eran sagradas y al que osaba robar una uva era duramente castigado. El paisaje que rodea a Burdeos son viñedos protegidos por la Unesco (una de las zonas protegidas más grande de Europa). Se pueden visitar tres principales zonas vinícolas de Burdeos, que se disponen entre los ríos Garona y Dordoña: al sudeste de Burdeos, Côtes de Bordeaux (entre Deux-Mers y el Sauternais); al este, la región de Saint Émilion y al norte, Haut-Médoc.

Burdeos tiene una gran extensión de viñedo, mas de 100.000 hectáreas y cuenta con más de 50 denominaciones de origen en vinos. Los viñedos se extienden por el departamento de la Gironda en la región de Aquitania. Las variedades que se cultivan son Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Semillon, Sauvignon Blanc y Mouscadelle.

Burdeos, con 250.000 habitantes, está a 98 kilómetros del Océano Atlántico al que le une el río Garona. Esta excelente ubicación hizo de Burdeos, sobre todo durante la ocupación inglesa (entre los siglos XII y XV), una importante ciudad comercial portuaria. La exportación de vino, la comercialización de productos y el tráfico de esclavos (desde las Antillas) fue lo que determinó que Burdeos fuera una de los centros comerciales europeos más importantes de la época. Burdeos tuvo otra edad de oro en el siglo XVIII. De este siglo se conservan 5.000 magníficos edificios.

Vinos de Haut-Médoc. Los suelos de esta zona no son muy fértiles, sin embargo tienen la propiedad de almacenar el calor diurno para darlo por la noche evitando así las heladas que tanto pueden perjudicar a las vides. Por esta razón las vides en esta zona son podadas a muy poca distancia de la tierra para sacar el mayor partido al calor nocturno. Esta región produce el 8% de los vinos bordeleses. Sólo elaboran tintos y la principal variedad es uva Cabernet. Ligeros, delicados y un poco astringentes. Los más cotizados son del Châteaux Lafite, Châteaux Margaux, Châteaux Latour y Châteaux Mouton-Rothschild.

 

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.