Desde 1927 a…  2015 con 4 millones de botellas al año

Protos  significa en Griego ‘Primero’. Así iniciamos la visita a esta inmensa bodega situada a los pies del Castillo de Peñafiel (fortaleza militar que se conserva en inmejorables condiciones). Y es que esta marca de vino tiene su origen en 1927 cuando unos cuantos viticultores de la zona se unen y crean la primera bodega en esta comarca bañada por el río Duero.

Incluso Protos cedió el uso de su marca Ribera del Duero al Consejo Regulador de la DO de Ribera del Duero cuando se creó en 1982.

20% se destina a la exportación

Desde 1927  hasta ahora esta Bodega no ha dejado de crecer y en la actualidad saca al mercado un total de 4 millones de botellas al año, de las que un 20% se exporta y el 80% se saca al mercado nacional.

Cuenta con cuatro bodegas, una de ellas en Rueda. Quizás lo que mas llama la atención de Protos es su tamaño. Metros y metros de túneles excavados, algunos de ellos a mano. A la que se une otra parte de edificación moderna.

Protos recogen la uva de 15.000 hectáreas de viñedos, de los que sólo 100 hectáreas son propias, el resto pertenecen a viticultores de la zona. Limitan la producción a 5.000 kilos por hectárea, aunque el Consejo Regulador permite 7.000 kilos.

Tempranillo, para el tinto. Verdejo, para el blanco

Cuenta con 15.000 barricas, la mitad de roble francés y la otra mitad de roble americano. Y trasiegan cada tres meses.

La vendimia la hacen a mano en cajas de 20 kilos. Sólo utilizan la variedad de Tempranillo para el vino tinto y Verdejo para el blanco. Despalillan y estrujan la uva. La selección de uva es más exigente para las 9.000 botellas de vino tinto que elaboran con viñedos de más de 70 años y que sólo se comercializa en la bodega.

Aunque los túneles de Protos son verdaderamente espectaculares, por su largura y antigüedad, sin duda la parte más vistosa es su arquitectura externa, obra de Rogers Stirk Harbour, Partners y Alonso Balaguer y Arquitectos Asociados. Su superficie es de 19.450 metros cuadrados. Su estructura externa es acristalada dando a su interior luz y sensación de amplitud. Lo más característico de este diseño arquitectónico es su curiosa cubierta que simula grandes tejas en forma de racimo.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.