Con dos copas de vino al día vivirás más

 

Vino y Salud son sinónimos. Expertos en Medicina y Nutrición de todo el mundo afirman que incluir el Vino en nuestra dieta diaria aporta hasta 8 beneficios para nuestra salud. Consumirlo de manera moderada evitará que suframos enfermedades y aumentará nuestra longevidad. Y es que como muchos afirman, el vino es un alimento. Aunque por contener alcohol se recomiende, lógicamente, un consumo moderado.

Quién nos iba a decir hace dos décadas que el Vino iba a ser incluido como un alimento más en la dieta Mediterránea, una de las más saludables.  Y que cardiólogos tan prestigiosos como Valentín Fuster (Mount Sinai Medical Center de Nueva York) recomendarían a sus pacientes una o dos copas de vino al día para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Los beneficios del vino para nuestra salud ya son evidencias científicas. Unas evidencias que se vienen presentando en numerosos congresos de expertos desde 1996. Durante estos años se ha demostrado su aportación para prevenir enfermedades cardiovasculares, degenerativas, la diabetes o el cáncer.

 

 8ª edición del Congreso Vino y Salud en La Rioja

 

La Octava Edición de Vino y Salud (Wine Health Congress) se celebró en La Rioja el pasado mes de febrero. Se dieron cita los mayores expertos mundiales en Medicina y Nutrición procedentes de Estados Unidos, Brasil, Italia, Alemania, Francia, Portugal, Croacia, Serbia, Noruega, Holanda, Australia y Sudáfrica. En total asistieron 200 congresistas.

En esta edición se presentaron estudios científicos sobre cómo el consumo moderado de vino disminuye la incidencia de diabetes y enfermedades de deterioro cognitivo. También se concluyó que ayuda a prevenir la obesidad, actuando como prebiótico. A los alimentos prebióticos se les considera “promotores de vida” porque activan las bacterias intestinales muy beneficiosas para nuestra salud.

El Doctor Ramón Estruch, del hospital Clínic de Barcelona y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, afirma que “es uno de los alimentos que, dentro de la dieta mediterránea, tiene un papel protector por el aporte de polifenoles. También actuan en lo que conocemos como colesterol bueno, y en microbiótica intestinal. Además el vino tiene efectos antioxidantes y antiinflamatorios”.

La anterior edición de este congreso sobre Vino y Salud, donde también se dieron cita los mayores expertos del mundo, se celebró en Sydney (Australia) en 2013. En esta ocasión los expertos recomendaron el consumo moderado del vino en dietas saludables para toda la población.

 

8ª Edición del Congreso Vino y Salud

Congreso Vino y Salud en La Rioja, celebrado el 16 y 17 de febrero de 2017

 

El consumo moderado de Vino combate el cáncer, la diabetes, las enfermedades cognitivas y cardiovasculares o la obesidad

 

1.- Reduce la mortalidad: Los consumidores de vino (con moderación) tienen un 25% de riesgo menor de fallecer por cualquier causa que los abstemios y que los bebedores excesivos.

2.- Su acción protectora sobre la hipertensión, diabetes, obesidad y sistema de coagulación hace que se reduzca el riesgo de sufrir un infarto o un ictus.

3.- Mejora el metabolismo de la glucosa y aumenta el colesterol bueno (HDL) en los diabéticos.

4.- Los polifenoles (sustancias químicas que se encuentran en la uva) favorecen y activan la flora intestinal saludable.

 

Retrasa o impide el deterioro cognitivo

 

5.- El resveratrol (un potente antioxidante que se encuentra en la uva) se asocia a la longevidad. Reduce el riesgo de deterioro cognitivo y de demencia. Tomar 100 ml al día retrasa o impide el deterioro cognitivo en las personas mayores de 65 años. En este sentido es muy interesante lo que nos cuenta en este artículo del diario La Rioja el doctor Emilio Ros. Este Médico nos presenta el vino como alimento de nuestro cerebro.

6.- Su consumo se relaciona con una menor incidencia de algunos cánceres. Citamos por ejemplo un estudio llamado Cancercool que se hizo en Francia.  Se llegó a la conclusión de que un 75% de cánceres de pulmón, labio, cavidad oral, faringe y laringe, podrían reducirse con el consumo moderado del vino al igual que sucede con algunas frutas y hortalizas. En este estudio científico se siguió una muestra de 35.292 varones durante 25 años.

7.- Los componentes del vino, incluido el alcohol, tienen efectos protectores sobre nuestras células, tejidos y órganos vitales. Por ejemplo, el óxido nítrico, reduce la presión arterial en los hipertensos, aumenta el colesterol bueno y apolipoproteínas A1 y A2, que se asocian a la protección cardiáca. También reduce la resistencia a la insulina y, por lo tanto, la posibilidad de desarrollar una diabetes.

8.- Por, último, los expertos concluyeron que se le debe considerar como un alimento más de la dieta mediterránea. Estudios recientes afirman que el vino sería el responsable del 25% de los efectos saludables y protectores de esta dieta sobre nuestra salud.

 

Cosmética y Vinoterapia

 

Nosotros añadiríamos más. La uva que se utiliza para hacer vino también está teniendo unos magníficos resultados en cosmética y en vinoterapia Todo se debe a las propiedades de uno de sus componentes, el resveratrol. Uno de los antioxidantes más potentes que se conoce. Os invitamos a que leáis este post que publicamos sobre Uvas Frescas, las primera cosmética ecológica hecha con uva.

 

Consumo moderado, pero habitual de Vino: 1 o 2 copas al día

 

Pero esto se consigue con el consumo de vino diario o muy habitual, no de manera esporádica. De aquí que los expertos lo incluyan como un alimento más en la dieta mediterránea. Un concepto, el de alimento, en el que cada vez se está incidiendo más.

La recomendación es un consumo moderado de una o dos copas al día. La doctora Rosa María Lamuela de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Barcelona, afirma que favorece la microflora intestinal. Es decir, que el efecto que le atribuimos en este sentido al yogur lo están observando también en el vino.

El presidente de FIVIN, Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición, Miguel A. Torres, confía que en un futuro muy lejano todas estas conclusiones científicas sirvan para que la Unión Europea comience a considerarlo como un alimento más y no una bebida alcohólica.

Si queréis profundizar más y conocer otros beneficios, por ejemplo para nuestra piel (vinoterapia) os dejo este enlace de la FIVIN.

SALUD¡¡¡

Jóvenes brindando en la Cata de la Estación

Un grupo de jóvenes brindando con vino en Haro (La Rioja)

Tags

#salud #Vino

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

2 Comentarios a “8 beneficios del Vino para nuestra Salud científicamente probados”